Cosas de la vida moderna…

Aquí estoy sentada, decidida a escribir, con horas de sueño acumulado y con una falta de cariño que ni yo misma me doy cuenta.

Es curioso como en nuestras vidas nos aferramos a situaciones que deseamos esperar, y conforme más esperamos menos llegan. ¿Será una situación de desespero por tener lo que ya tenemos pero no nos damos cuenta?

Cuenta la leyenda, una de esas que siempre empieza con un… si lo deseas lo tendrás, pues aun deseo el momento de que el mundo cambie a mejor. Acabo de ver una película más que nada para poder descansar, pero tengo tanto cansancio que no puedo ni descansar.

Nos aferramos a vidas de ensueño, “oh si, el dinero da felicidad”, pero porque en el colegio no nos enseñan a saber sacar más partido a la vida, y si el dinero es importante, tanto que te da la felicidad ¿porque por más que quieres trabajar y sacarte un dinero extra, no seguimos siendo felices?

Mi vida ha dado mil vueltas desde que nací, era una fanática e increíble bailarina, que no recuerdo muy bien porque, alguien que no voy a decir nombre, me dijo que no habría futuro, y fijaros por donde ahora me invita a que lo haga, para que cuando empiezo a estudiar danza, va y me rompo un ligamento. Que curiosa forma de decirme la vida que eso no es para mí, entonces ¿qué es para mí? ¿Formar una empresa o estudiar alguna carrera como han hecho mucho de mis amigos y amigas y acabar limpiando como hago yo?

Puede que el gobierno no este mucho por la labor de querer ayudarte a formar una empresa, o que te de becas si no estás trabajando… y aunque limpies o sirvas en un restaurante, poco vas a cotizar…

Vaya, seguimos buscando la felicidad, no es que este cabreada ni mucho menos pero si un poco hasta las narices de que no podamos estar tranquilos con nuestras vidas y esas personas que supuestamente lo tienen todo y no valoran ni el más mínimo detalle de la persona que tienen al lado, ¿esos también son felices?

Creo que no… por alguna razón me he decidido a escribir estas líneas manifestando que algo bueno tiene que existir en este mundo, algo que por la siguiente razón nos eleve al máximo de nuestra felicidad.

Recuerdo que mi abuelo, un gran renegón, al llegar su momento, me dijo al oído que me quería y que fuera feliz, en su vida me había dicho que me quería, y para colmo a mi abuela menos, en cambio cuando falleció, mi abuela de tristeza se fue con él.

Entonces por qué aguantamos las estupideces de una persona que tenemos al lado cuando en su caso deberíamos aguantarnos a nosotros mismos y buscar lo mejor que existe dentro de nosotros. Y cuando ya sabemos que nos queremos bastante transmitirlo a los demás.

Suena paradójico pero estoy muy contenta de saber que me doy cuenta de cosas que antes no hacía, como por ejemplo un simple pajarito posado en mi maceta de cactus. Sentir que por alguna razón mi lorito Pepito está conmigo cuando me ve mal, que soy creativa a la hora de crear moda, y que siempre pienso en el bien ajeno, sin importarme lo que piense mi interior.

Pero también me doy cuenta, que cada uno debe amarse un poquito más y sentir que estamos vivos, respiramos constantemente y eso es lo más importante para la felicidad. RESPIRAR.

20180603_140542

Mirador

20180603_132624

Aragon

♥Slo♥

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: